lunes, 18 de febrero de 2013

Capítulo 2


Después de aquel extraño suceso, Allie se quedó pensando que pudo ocurrir para que la tormenta empezara acabase tan rápido como comenzó. Las tormentas al igual que la lluvia pueden empezar en cualquier momento pero acabar así de rápido y con un trueno como final, no era normal. Allie dejó pasarlo porque tenía que centrarse en otras cosas, como los exámenes que tenía dentro de dos semanas.

Nick también estuvo pensando en la extraña tormenta de camino a su clase Judo pero al entrar en la clase se le fue de la mente. Al llegar a casa, solo estaba su padre; así que se duchó para sacarse el sudor y acabó los deberes que le faltaban. No volvió a pensar en la tormenta hasta que su hermana volvió a casa. Ya era tarde y Nick tenía mucha hambre, pero su padre le mandaba esperar por su hermana y su madre para cenar todos juntos. Fue después de cenar cuando Allie sacó en tema, pero sin que estuvieran sus padres delante. Nick veía algo raro en aquella historia pero no de dio importancia, al fin y al cabo solo fue una tormenta.
 
Allie tuvo un sueño muy extraño sobre la tormenta: debajo de un árbol había un perrito muy lindo pero estaba empapado y no parecía saber donde se encontraba, Allie se acercó pero de repente el perro se le cambiaba la cara y sus ojos se volvían fieros y rojos. Justo cuando se abalanzaba sobre Allie esta se despertó.

Al día siguiente en el caminó hacia la parada de autobús Nick y Allie le contaron a Harry lo de la tormenta y lo que pensaban acerca de ello:
-Que extraño -dijo con el ceño fruncido- no es muy normal pero seguro que es el tiempo, Allie. Hace bastante que no llueve y por eso hubo la tormenta, lo de que se acabara tan rápido... A saber.
-Pero Harry dime donde as visto tu que pasara eso antes. No es normal. -Allie sabía en cierto modo que no le debía de dar tanta importancia a aquello, pero el sueño que tuvo la noche anterior la inquietaba y presentía que ambas cosas estaban relacionadas. Cuando al fin interviene Nick en la conversación el bus llega:
-Sea lo que sea, no tiene importancia. Solo fue una tormenta pequeña, y por muy raro que sea acabó como empezó.
No volvieron a hablar del tema durante todo el trayecto hasta el instituto. Allie y Harry hablaron sobre lo exámenes y Nick con su otro mejor amigo sobre las nuevas técnicas que le enseñaron el día anterior.

En clase todo fue como siempre: el profesor explica, los alumnos no entienden, preguntan, el profesor vuelve a explicar, esa vez todos lo entienden y el profesor manda ejercicios. En el recreo Nick se va con sus amigos y deja a Allie y a Harry solos (porque la mejor amiga de Allie, Hannah, no asistió a clase ese día). Por primera vez Allie se siente totalmente cortada delante de Harry, no sabe el por qué, siempre hablan y no tienen ningún problema, pero claro siempre había alguien delante. Se sentaron en un banco, solos, y se quedaron callados; sin saber que decir. Harry fue quién saco conversación:
-¿Que crees que daremos en Historia hoy?
-No lo sé, pero espero que nada de las guerras y eso.
-A lo mejor hablamos sobre las leyendas de esos antiguos pueblos que vimos el viernes. -dijo encongiéndose de hombros.
-Puede ser... ¿Como se llamaban?
-Eh... No me acuerdo exactamente del nombre, pero le llaman algo así como los pueblos Ancestrales. Tienen otro nombre... no, no me sale.
-Bueno... era interesante. -Allie le mostró una pequeña sonrisa. No le parecía muy interesante hablar sobre la clase de Historia y lo que más le sorprendió era que Harry parecía tan cortado como ella. Pasaron unos 10 minutos muy incómodos sin hablar, hasta que sonó el timbre que indicaba el final del recreo.
Harry y Allie se dirigieron juntos a su clase de historia, esperando continuar con su anterior clase sobre ese desconocido pasado, en el que pronto no tendrán tan poco en común con ellos, como Harry y Allie creen.




1 comentario:

  1. Hola, soy Arman. Me he unido a la campaña del club de las escritoras "Por un club más unido" así que ya tienes una seguidora más ;)
    Saludos!!!

    ResponderEliminar